• 31/05/2018

Depresión, Mal de nuestro tiempo

La Depresión, un signo emblemático de las últimas decadas, debe verse como una verdadera enfermedad y no como un estado de ánimo pasajero del que se puede salir "echandole ganas".

Cualquier persona puede ser víctima de este trastorno, el cual se caracteriza por una profunda tristeza que afecta nuestra capacidad para realizar y disfrutar actividades cotidianas. De acuerdo con datos ofrecidos por el instituto Nacional de Psiquiatría "Juan Ramón de la Fuente Muñiz", se estima que en el mundo existen 300 millones de victimas de este padecimiento, lo que convierte a esta condición en la cuarta causa de discapacidad en relación con la pérdida de años de vida saludables.

Si atendemos lo que sucede en Mexico, las cifras señalan que 9.2% de la población (un poco más de un millón de personas) han sufrido depresión; que uno de cada cinco individuos experimentará la enfermedad antes de los 75 años, y que los jovenes presentan tasas mayores. Pongan atención en el siguiente dato: la depresión en México ocupa el primer lugar de discapacidad para las mujeres y el noveno para los hombres.

CAUSAS Y TRATAMIENTO

La depresión es el resultado de un conjunto de factores biológicos, psicológicos y sociales que inicia, generalmente, cuando la persona está atravesando por alguna situación difícil o estresante: desempleo, la muerte de un ser querido, experiencias traumáticas (un asalto o violación) o un rompimiento sentimental, entre otros. La característica de la despresión es ante todo una imposibilidad de optimizar el porvenir; esta dificultad se basa en una devaluación del pasado que se vive de forma negativa y cuyo recuerdo es doloroso.

Una persona que se reconozca como deprimida deberá buscar el apoyo de su familia y también el de un especialista en salud mental, o bien, el de un médico homeópata calificado. Una vez que se haya hecho el diagnostico correspondiente habrá que valorar la necesidad de seguir terapia, así como un tratamiento farmacológico en el que, seguramente, la Homeopatía será de gran utilidad. 

La mayoria de las depresiones pueden abordarse en el primer plano con Homepatía; con la protección de un buen apoyo psicológico y una supervisión regular, el tratamiento homeopático sólo o asociado a un tratamiento alopático permite una rápida reanudación de la actividad y una comodidad física y psicológica excelente.

Entre los tratamientos con excelentes resultados para tratar la depresion nerviosa moderada se encuentra el Kalium Bromatum, y el Natrum muriatico entre otros.

Síntomas depresivos (deben presentarse al menos durante dos semanas)

  • Profunda tristeza
  • Pérdida de interés por las cosas y actividades que antes disfrutaba.
  • Sentimientos de vacío y/o culpa.
  • Comer en exceso, o perder el apetito.
  • Dormir mucho más de lo habitual, o sufrir de insomnio
  • Sensación constante de cansancio, apatía y fatiga.
  • Dificultad para concentrarse

Información extraida

Revista HOMEOFARMA julio-dic 2017 numero 07

Diccionario de Homeopatía de Jacques Boulet