• 22/06/2018

ARTRITIS Y ARTROSIS

Llamamos artritis a la inflamación aguda o crónica que afecta a las articulaciones, con alteración de las mismas y dolor. No se conoce la causa exacta de este problema pero se atribuye principalmente a ciertas infecciones crónicas tales como anginas repetidas, abscesos de los dientes, sinusitis. Cierto número de enfermedades reumáticas evolucionan por abscesos , las crisis están marcadas por inflamaciones agudas con edema y empeoramiento durante la noche. Puede también venir por trastornos de metabolismo y por enfermedades del sistema nervioso. La artritis aguda se presenta repentinamente con fiebre, malestar y articulaciones rojas inflamadas pudiendo cambiar de sitio en diferentes articulaciones. La artritis crónica tiene síntomas menos severos pero igualmente molestos.

¿Qué debe hacerse si se presenta este problema?

1. Utilice el calor local como antinflamatorio y calmante del dolor.

2. Protéjase contra los enfriamientos .

3. Siga una dieta adecuada evitando excesos de alimentos nitrogenados, carnes rojas, grasas de origen animal, exceso de huevo, etc. Aumenta en cambio la ingestión de agua, jugos, leche, verduras y frutas. Coma la sal con moderación .

Los dolores articulares, las deformaciones, la impotencia funcional son los signos de cuadro de los reumatismos degenerativos o de la artrosis; los dolores se agravan al apoyarse y con el esfuerzo y se mejoran con el reposo, por la noche, incluso es difícil moverse en las mañanas. Las radiografías muestran un deterioro de los cartílagos. La homeopatía aporta ella sola, resultados muy rápidos en múltiples patologías dolorosas agudas, en situaciones crónicas, puede asociarse a menudo con otras terapéuticas:

La kinesioterapia, acupuntura y ozonoterapia, que aportan una preciosa ayuda a nivel de dolor y desinflamación.

RECOMENDAMOS AMPLIAMENTE CONSULTAR CON SU MEDICO HOMEÓPATA DE CONFIANZA PARA UN
TRATAMIENTO INTEGRAL Y PRECISO