• 12/07/2018

Disfunción Eréctil y Homeopatía

La disfunción eréctil es un problema que afecta a buena parte de la población masculina mayor de 40 años, pero son pocas las personas que buscan una solución. La Homeopatía aparece como una alternativa que ha mostrado resultados alentadores que bien vale conocer

Conocida erróneamente como “impotencia sexual”, la disfunción eréctil (DE) puede definirse como la incapacidad persistente o recurrente del hombre para obtener o mantener una erección que le permita llevar a cabo una actividad sexual satisfactoria, luego de recibir una estimulación erótica. Durante mucho tiempo se consideró que este problema, blanco de burlas y críticas sin fundamento, tenía como origen exclusivo la esfera emocional, pero hoy se sabe que en una gran cantidad de casos, tal vez en la mayoría, su origen se debe a desequilibrios orgánicos.
Para apoyar lo anterior es interesante conocer la opinión del doctor Jesús Torres Aguilar, jefe del Servicio de Urología del Hospital Juárez de México, quien recientemente informó que 55% de los varones mayores de 40 años sufren leves afectaciones por disfunción eréctil que se solucionarían con atención médica oportuna. En especialista detalló que, de dicho porcentaje, 40% padece un trastorno moderado y sólo 15 % puede calificarse como severo. Hasta hace unos 30 años, al 80% de los casos de esta disfunción se le atribuía un factor psicológico y al 20% problemas orgánicos, pero algunas investigaciones actuales han invertido estos porcentajes, debido a que se ha descubierto que problemas de estrés, hormonales y del aparato circulatorio, así como una mala alimentación y hábitos perjudiciales como el elevado consumo de alcohol y tabaco, principalmente, afectan de manera sobresaliente la salud del órgano reproductor masculino. La opción homeopática con la llegada de la famosa pastilla azul (Viagra) y otros fármacos semejantes, cuyo mecanismo de acción promueve que haya un mayor flujo sanguíneo en los cuerpos cavernosos del pene y, por consiguiente, que se produzca una erección lo suficientemente prolongada para que el acto sexual pueda ser satisfactorio para ambos componentes de la pareja, se empezó a hablar de la DE abiertamente.
La Homeopatía, de acuerdo con especialistas en la materia, ofrece una opción que se asemeja a la de los medicamentos de la medicina convencional, con la diferencia sustancial de que busca restablecer el estado general de salud del paciente, de acuerdo con sus antecedentes y características emocionales. De este modo, existen medicamentos que han demostrado su eficacia en prácticamente cualquiera de los tipos orgánicos en los que la Homeopatía clasifica a los enfermos (carbónico, fosfórico y sulfúrico). El ya fallecido doctor Octavio Ramírez Vargas, quien fuera director de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía del Instituto Politécnico Nacional, señaló sobre este tema: “Hay una sustancia, Agnus castus, que se asemeja a la hormona del zorrillo macho. La literatura afirma que este agente es un buen remedio contra la disfunción eréctil, incluida la de tipo ocasional. Debe prescribirse a personas que tengan falta de confianza en su capacidad sexual y a quienes tenga un aspecto triste, como el de un anciano precoz”, apuntó. Este medicamento también se ha utilizado para regularizar los periodos menstruales, tratar la dismenorrea (menstruación dolorosa) y la amenorrea (ausencia de flujo menstrual). Algunos estudios demuestran que es igualmente efectivo para el llamado síndrome premenstrual, toda vez que aligera la ansiedad, la tensión
emocional, el insomnio, las cefaleas, la irritabilidad y la sensibilidad en los senos. El doctor Ramírez Vargas también habló de otro medicamento empleado para la Disfunción Erectil: la Damiana, “la cual cumple con una función muy particular sobre el varón, ya que estimula la libido o deseo sexual”.

Como dato curioso, hay que decir que los mayas fueron usuarios de este remedio cuando comprobaron que se trataba de una especie de afrodisíaco que incrementaba la potencia sexual. Otros medicamentos, específicamente el Selenio y el Sabal serrulata, han demostrado su eficacia para tratar la DE. En el primer caso, se trata de un potente antioxidante que previene y retrasa el envejecimiento, así como la oxidación de las grasas que forman estructuras nerviosas o la membrana celular de todas las células. Se sabe también que tiene la capacidad de incrementar la calidad del líquido seminal producido, al tiempo de mejorar la elasticidad de los tejidos y proporcionar oxígeno a las células cardiacas.

Por lo que respecta a Sabal serrulata, su acción sobre los genitales es sumamente conocida en Homeopatía, toda vez que actúa como un estimulante del deseo sexual y alivia la sensación de frío en el aparato reproductor. Más allá de los medicamentos Un médico homeópata tiene la obligación de prepararse para atender todas y cada una de las afecciones de sus pacientes. Es por ello que, al preguntar sobre sus malestares, deberá indagar sobre las condiciones psicológicas y ambientales en las que se desenvuelve. Así, se podrá saber si, por ejemplo, el enfermo vive con estrés, ansiedad o depresión, y si los problemas lo agobian de tal forma que no puede tener un adecuado desempeño sexual.
No está de más recordar que debe existir un buen estado general de salud para que haya una óptima erección al momento del coito. Seguramente usted estará de acuerdo en que una gran parte de la población está más preocupada por conservar su empleo, pagar la colegiatura de sus hijos o cuidar su integridad ante la violencia que nos azota; es decir, que vive cotidianamente en un clima emocional que no le permite relajarse y contar con el ánimo adecuado para tener relaciones sexuales. Lo mejor, como siempre le recomendamos, es que usted, como uno de los eslabones de la cadena farmacéutica, recomiende a sus pacientes que actúen responsablemente y visiten a su médico homeópata para que les prescriban lo que más se ajuste a sus circunstancias personales.
"La disfunción eréctil puede ser un síntoma de otras enfermedades importantes, como la diabetes mellitus, las enfermedades cardiovasculares o diversas patologías del sistema nervioso periférico."

Algunos Mitos 

• La incapacidad para tener una erección firme que permita sostener una relación sexual satisfactoria se puede presentar en personas jóvenes; se estima que el 10% de los hombres entre 18 y 40 años presenta algún grado de DE.
• Un varón puede estar muy excitado y desear un encuentro íntimo con todas sus fuerzas, pero su organismo es incapaz de responder a este estímulo.
• La masturbación es una práctica normal y no ocasiona DE, aunque puede representar un problema cuando sustituye a las relaciones sexuales con la pareja.
• Cuando un hombre presenta disfunción eréctil no basta con “echarle ganas” para superarla. Necesita asesoría médica, a fin de encontrar la causa que la genera e iniciar el tratamiento adecuado.
• Los medicamentos convencionales contra la DE no son afrodisíacos; en realidad, su función consiste en mejorar la circulación de la sangre al pene para lograr la adecuada erección que permita una relación sexual satisfactoria.

Por: Juan Fernando González G.