• 26/07/2018

La Homeopatía, Un muro contra las Alergias

Tradicionalmente, los cuadros alérgicos se incrementan en primavera debido al efecto de la polinización (transferencia del polen mediante el cual se hace posible la producción de semillas y frutos). Sin embargo, hoy se sabe que cualquier día pueden aparecer en nuestro organismo los síntomas de alergias, los cuales afectan principalmente el sistema respiratorio, los ojos y la piel. Hablamos del ambiente, por supuesto, pero no hay que pasar por alto que mucha gente resiente los efectos del pelo de gato, perro o caballo, así como los de algunos alimentos, el polvo, los ácaros y ciertos tipos de tela o sustancias químicas. Cabe resaltar que los síntomas más comunes son estornudos constantes, aumento de secreción (rinorrea) y congestión nasal, aunque también llegan a presentarse pérdida del olfato y gusto, ronquidos constantes e incluso las peligrosas apneas del sueño (dejar de respirar mientras se duerme).

La Homeopatía es una excelente opción para las personas que no han podido remediar su problema alérgico, con la ventaja adicional de que el costo del tratamiento es ostensiblemente más barato que el de uno convencional. 

Eficacia a flor de piel

Las alergias son trastornos que, inicialmente, responden con éxito a los tratamientos alópatas o convencionales. Sin embargo, hay que decir que el camino hacia la recuperación está lleno de com-plicaciones. En principio, el paciente se somete a una serie de pruebas para identificar a qué tipo de alérgenos es más susceptible. Luego, el especialista dictamina las vacunas que deberán aplicarse durante varios meses. El tratamiento, como ya se dijo, resulta muy oneroso. La Homeopatía dicta en uno de sus precep-tos que cada persona responde de manera diferente a los estímulos externos, sean virus, bacterias, sustancias químicas, productos alimenticios u otros. La medicina convencional echa mano de sustancias químicas que inhiben la histamina, es decir, al compuesto que se produce en el organismo como respuesta defensiva y que en caso de padecer alergia se genera ante estímulos que para otras personas serían inofensivos. No es raro que, cuan- do la situación se hace más complicada, se deba recurrir a sustancias como la cortisona, agente que debe utilizarse con sumo cuidado para evitar efectos secundarios.

Un ejemplo claro de la eficacia de la Homeopatía es el de una persona que presente un cuadro de rinitis alérgica producida por excesiva susceptibilidad al polen de los árboles, las malezas y el pasto. En este caso, la recomendación es prescribir al paciente polen de flores, pero tratado homeopáticamente. Claro está que cada caso es distinto porque, por ejemplo, una persona con problemas alérgicos derivados del consumo de la carne de cerdo, no deberá comer carnitas para notar una mejoría, no, se le deberá ofrecer una sustancia que intervenga en su metabolismo para inhibir algunos elementos de las toxinas que provocan la reacción alérgica.

Agravación breve de los síntomas

Mucha gente tiene la idea de que la Homeopatía no puede remediar rápidamente los síntomas de una alergia y, además, se piensa que es contrario a la lógica tener que sufrir la exacerbación de los síntomas cuando las molestias originales son insoportables, tal como sucede en muchas ocasiones al tratarse con este sistema médico terapéutico.

Los médicos homeópatas tienen la obligación de informar a sus pacientes que, posiblemente, los síntomas se pueden agudizar durante dos o tres horas, para luego disminuir paulatinamente. Claro está que el especialista deberá distinguir si se trata de una crisis aguda, en cuyo caso deberá ordenar un tratamiento diferente que no le cause los efectos ya descritos.

La mayoría de los médicos homeópatas no está de acuerdo con la manera convencional para tratar las alergias, ya que, aunque los médicos alópatas investigan acerca de los posibles alérgenos a los que reacciona una persona, finalmente analizan el padecimiento en forma parcial y sin analizar el caso del paciente en su totalidad.

La Homeopatía, por el contrario, trata al enfermo globalmente y actúa en todo el organismo.

"En México, cerca del 10 por ciento de la población padece algún tipo de alergia; las de origen respiratorio (rinitis o asma) predominan por encima de la alimentaria y las producidas por la ingesta de fármacos. Fuente: Instituto Mexicano del Seguro Social"

Dos de cada 10 niños padecen algún tipo de alergia.


• En los adultos, el segmento con mayor riesgo es el que se encuentra entre los 18 y 25 años de edad.
• Si alguno de los padres, o ambos, padecen alguna alergia, se elevan las posibilidades de que los hijos presenten la misma problemática.
• En cuanto a los tipos de alergia, la rinitis alérgica afecta hasta un 20 por ciento de la población, primordialmente entre los cinco y los 20 años de edad.

Juan Fernando González G. 

Boletin febrero 2018 HOMEOFHARMA