• 10/08/2018

El déficit de atención e hiperactividad tratado por la Homeopatía

Se considera que problemas que atañen a laconducta o estructuras neuronales no pueden abordarse con Homeopatía, pero esto es inexacto. La mejor prueba de ello son los resultados favorables en el tratamiento de trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH). En principio, hay que señalar que el TDAH es una enfermedad sumamente frecuente entre la población infantil. Se caracteriza por la dificultad para mantener la concentración en el colegio, la casa o el trabajo, y por ser un comportamiento de exagerada actividad e impulsividad. Estas actitudes contribuyen a desarrollar problemas significativos en el aprendizaje y las relaciones sociales del individuo implicado.

Para que sea un poco más claro, se debe observar con cuidado si un niño tiene al menos seis o más de los siguientes signos para pensar que pudiera catalogarse como una persona con TDAH:

• Se le complica seguir instrucciones.

• Tiene dificultad para mantener la concentración en actividades didácticas o de juego en el colegio y en la casa.

• Pierde las cosas necesarias para realizar sus tareas escolares y en el hogar.

• No le presta atención a los detalles.

• Parece desorganizado.

• Tiene dificultad con las cosas que requieren planeación.

• Olvida lo que debe hacer.

• Se distrae con facilidad.

Hay que distinguir si en el niño con TDAH predominan la impulsividad e hiperactividad, en cuyo caso tendrá al menos seis de estos síntomas:
• Inquietud.
• Corre sin descanso.
• No puede jugar en silencio.
• Responde de forma intempestiva.
• Interrumpe a las personas.
• No puede quedarse sentado.
• Habla demasiado.
• Tiene dificultad para esperar su turno.

Números reveladores
Datos de la Secretaría de Salud señalan que, a nivel mundial, hay entre ocho y 12 por ciento de niños y adolescentes con este trastorno. En México se estima que hay aproximadamente 33 millones de niños y adolescentes, de los cuales 1.5 millones podrían ser diagnosticados con TDAH. No obstante, según la doctora María del Pilar Poza, adscrita al Hospital Psiquiátrico Infantil Juan N. Navarro, 70% de las personas bajo esta condición norecibe atención ni tratamiento, lo que con el tiempo puede derivar en depresión y ansiedad, y esto, a su vez, en adicciones como alcoholismo, drogadicción e incluso vandalismo.

De acuerdo con la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México, en la capital del país la incidencia de TDAH se ha incrementado considerablemente en los últimos años, de tal suerte que se estima que lo padece 12% del total de la población. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta que la prevalencia mundial de TDAH es de 5%. Las cifras son menos precisas en Estados Unidos, donde la frecuencia se ubica en el rango de entre 2 y 18%. En Colombia y España se reportan índices de 14 y 18%, respectivamente.

Independientemente de ello, la buena noticia es que la gran mayoría de las personas con TDAH que reciben cuidados adecuados y oportunos pueden interactuar de manera normal con sus semejantes.

Perspectiva homeopática

La Homeopatía sirve para tratar todo tipo de enfermedades y, contrario a lo que pudiera pensarse, también tiene injerencia en problemas conductuales y neurológicos, ya que una de sus premisas fundamentales es actuar de manera integral en el enfermo. “Si hablamos del TDAH debemos hacer un análisis minucioso de cada persona y, después de ello, proceder a prescribir algún medicamento que se acople a su forma de ser y a Su personalidad”, dice la doctora Nayely Linares Zenteno, especialista de la Escuela Libre de Homeopatía de México (EHM). Este tipo de desequilibrios puede abordarse con la ayuda de un equipo multidisciplinario, coincide en señalar la egresada de la Universidad Autónoma de Morelos, aunque es una realidad que un médico homeópata con vasta experiencia y preparación está capacitado para diagnosticar y tratar en forma integral al paciente con TDAH

Si hablamos del TDAH, lo mejor es atacar el problema en su inicio, a partir de los 5 o 6 años, que es cuando son más visibles los problemas en los chicos: pueden ser muy callados y víctimas de las burlas, o bien, incontrolables y rebeldes con sus maestros y sus padres.

Claro está, dice la experta, “que si el médico no se siente con la suficiente confianza puede solicitar la opinión de un psicólogo o un neurólogo, sin que ello signifique que se le deba prescribir un medicamento farmacológico tradicional”.

Resultados definitivos

Es constante la creencia de que la Homeopatía es una terapia alejada del método científico, idea que la Dra. Linares Zenteno rechaza, ya que “todos los medicamentos homeopáticos son examinados a conciencia y atraviesan un proceso de prueba en seres humanos antes de ponerse a disposición de los especialistas”.

No se trata, añade, “de ver a la Homeopatía como un acto de fe, sino como una ciencia que experimenta para conocer las reacciones ante determinada sustancia, qué repercusiones existen y los síntomas que aparecen. Es así como sabemos en qué casos pueden utilizarse ciertos medicamentos y en qué sistemas y aparatos del organismo actúan”.

Si hablamos del TDAH, asevera la catedrática, debemos considerar que el paciente guarda una relación directa con la carga genética de todos sus antepasados y que esta herencia determina no sólo esta enfermedad, sino muchas otras que lo aquejarán durante toda su vida.

Sin embargo, es un hecho que la Homeopatía sirve para curar al paciente en forma definitiva. “Es así porque hacemos que la persona regrese a su punto de equilibrio de forma suave y duradera a través del medicamento que le prescribimos, lo que en este caso significa disminuir sus impulsos y promover que su carácter se ajuste a la regularidad de la mayoría de la gente”. Eso no significa que se modifique por completo la personalidad del paciente, ya que la impulsividad es parte del ser humano y debe estar presente en ciertas circunstancias, como sucede en casos de emergencia.

Diferencias de fondo
Definitivamente no puedo estar de acuerdo con el uso de medicamentos tan controvertidos como los que emplea la alopatía para tratar el trastorno de déficit de atención e hiperactividad, simplemente porque esa postura está en contra del concepto fundamental de la Homeopatía”, enfatiza la especialista:

Este tipo de fármacos son paliativos (sólo atenúan los síntomas o manifestaciones) y no modifican el problema de raíz, “ya que al suspender su administración el niño recaerá y no presentará evolución alguna. Así actúan los especialistas convencionales porque eso fue lo que les enseñaron;sin duda, tienen una filosofía diferente a la que tenemos los médicos homeópatas”, puntualiza. El tratamiento homeopático es muy diferente: “es integral y, en cierto sentido, podemos decir que nunca acaba, ya que si bien actúa en contra del TDAH, también lo hace sobre los demás desequilibrios que tiene la persona. “De acuerdo con mi experiencia, he podido constatar que el TDAH disminuye entre 50 y 70% al cabo de un mes, tiempo en el que se nota claramente un cambio notable en el niño: en sus calificaciones, en su actitud y en la toma de ciertas decisiones. Son más centrados y experimentan menor rechazo de los demás niños, al tiempo que se establece una mejor relacióncon los maestros y con sus padres”, afirma.

Un infante que crezca sin control y sin atención médica será una persona con cuerpo de adulto y comportamiento de niño: caprichoso, dictatorial, egoísta, inquieto y sin control de sus impulsos. Sin embargo, y aunque es más complicado, incluso este tipo de individuos pueden rehabilitarse con la ayuda de la Homeopatía.

RECOMENDAMOS AMPLIAMENTE CONSULTAR CON SU MEDICO HOMEÓPATA DE CONFIANZA PARA UN
TRATAMIENTO INTEGRAL Y PRECISO

Por: Juan Fernando González G.

Revista HOMEOPHARMA julio 2018